Mini Wellingtons con setas y jerez y puré de boniato

Nos encanta esta versión en miniatura del solomillo Wellington. Nos parece muy elegante, más moderna y además resulta más fácil asegurarse de que la carne esté en su punto óptimo. Las setas y el jerez le dan un maravilloso toque dulzón, realzado por el crujiente hojaldre y el puré de boniato. También se puede acompañar con unas verduras al vapor. Asimismo, hemos variado la salsa que solemos preparar con el Wellington para prolongar el sabor de las setas. ¡Una receta inigualable!

Mini Wellington 1

Ingredientes para 4 pp:

  • 500 g de hojaldre
  • Un poco de harina para enharinar
  • 20 g de colmenillas desecadas
  • Aceite
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 4 solomillos de ternera (de unos 180 g cada uno)
  • 4 chalotas pequeñas picadas muy finas
  • Una nuez de mantequilla
  • 500 g de setas de chopo picadas muy finas
  • Un chorro generoso de jerez semidulce
  • Un buen puñado de tomillo fresco
  • 1 huevo ligeramente batido
  • 300 ml de nata líquida
  • 3-4 boniatos
  • Pizca de leche

Elaboración:

  1. Extendemos el hojaldre con un rodillo sobre una superficie enharinada hasta conseguir un cuadrado de 36 cm de lado y 0,5 cm de grosor. Recortamos los bordes con un cuchillo afilado para arreglarlos un poco si es necesario y después cortamos el cuadrado a su vez en cuatro cuadrados y los disponemos en dos fuentes de horno. Los dejamos enfriar en la nevera 5 minutos para darles un poco de consistencia.
  2. Enjuagamos las colmenillas desecadas en agua fría, las colocamos en un pequeño bol y las cubrimos con agua caliente. Dejamos que se hidraten 20 minutos.
  3. Mientras tanto salpimentamos los solomillos, calentamos un poco de aceite en una sartén y los sellamos bien, alrededor de un minuto por cada lado. Reservamos.
  4. Añadimos las chalotas picadas a la sartén y las sofreímos a fuego medio 4-5 minutos o hasta que estén tiernas. Entonces agregamos la mantequilla y las setas de chopo y cocinamos unos minutos. Mientras, escurrimos las colmenillas, las picamos muy finas y las incorporamos a la sartén junto con el jerez. Subimos el fuego y cocinamos hasta que el jerez se haya evaporado y las setas no suelten líquido ni hayan empezado a deshacerse. Incorporamos el tomillo, comprobamos el salpimentado y cocinamos un minuto más. Después apartamos la sartén y reservamos.
  5. Precalentamos el horno a 200 °C. Sacamos el hojaldre de la nevera, que debería ser maleable pero sin estar muy blando. Disponemos una buena cucharada del sofrito de setas en el centro de uno de los hojaldres y lo extendemos hasta que tenga la misma forma que el solomillo. Colocamos el solomillo encima y pintamos con un poco de huevo batido el hojaldre alrededor de la carne. Levantamos las esquinas y los bordes del hojaldre y los juntamos en el centro, solapándolos un poco. Lo ponemos boca abajo y le damos un poco de forma con las manos. Repetimos el proceso con los otros tres solomillos y cuadrados de hojaldre. Sobrará bastante sofrito de setas, que se utilizará para la salsa. Si el hojaldre está demasiado blando lo metemos 5 minutos en la nevera para que se afiance. Así nos aseguramos de que el hojaldre no se convertirá en una masa pegajosa en el horno y subirá bien.
  6. Antes de meterlos al horno, realizamos unas pequeñas incisiones en la parte superior de cada hojaldre y los pintamos con huevo. Echamos un poco de sal gorda por encima y horneamos unos 14 minutos (carne en su punto).
  7. Mientras, preparamos el puré de boniato. Para ello ponemos agua a cocer en una cazuela con un buen pellizco de sal. Pelamos los boniatos y los partimos en trozos grandes. Los vertemos en el agua hirviendo y vamos comprobando con un tenedor si están hechos. Cuando estén blandos, escurrimos el agua, aplastamos los boniatos con un tenedor e incorporamos una pizca de leche y de mantequilla hasta conseguir la textura y el sabor deseados. Reservamos.
  8. Cinco minutos antes de que los solomillos estén listos recalentamos el sofrito de setas. Cuando esté caliente añadimos la nata líquida y cocinamos a fuego alto un par de minutos. Ajustamos el punto de sal, apartamos del fuego y tapamos para mantenerlo caliente.
  9. Cuando los solomillos Wellington estén listos, los sacamos del horno y los servimos con la salsa.

Mini Wellington 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: